Teclados

Podemos clasificar los teclados en dos grande grupos:

  • Los teclados estándar normalmente son de membrana. Los teclados que funcionan mediante una membrana, cuentan básicamente con un interruptor de goma flexible. Cuando la tecla es empujada hacia abajo, una membrana flexible compuesta por barias capas se mueve hacia abajo y hace contacto con otra superficie electrificada y en ese momento en circuito abierto. Pueden ser de cable o inalámbricos dependiendo de las necesidades y los gustos del usuario. Los teclados inalámbricos soportan estar a una mayor distancia del dispositivo como ordenador, televisión, etc pero dependen de unas baterias o pilas para funcionar, en cambio los de cable soportan menos distancia pero se alimentan del dispositivo al que se conectan. Pueden tener teclas “multimedia” o de función, para facilitar el acceso a Internet, subir o bajar volumen, etc..

  • Los teclados de gaming pueden ser de membrana o mecánico. Muchos de ellos tienen con retroiluminación de uno o varios colores. Los teclados mecánicos tienen interruptores independientes para cada tecla, esto hace que no haya un sistema de accionamiento común. Las ventajas principales de los teclados mecánicos sobre los de membrana en teclados gaming son:
    • Durabilidad y calidad: los interruptores soportan más cantidad de pulsaciones y a fuerzas mayores. Los interruptores se degradan menos con el tiempo que las membranas y al final la vida será mucho más larga en los mecánicos.
    • Velocidad: con un teclado mecánico no tendremos que pulsar hasta el fondo la tecla para que se active, tanto solo una leve pulsación.
    Dentro de los teclados mecánicos hay varias clases de interruptor o switch, rojo, negro, marrón, azul,... Cada uno con unas características diferentes para ajustarse lo más posible a las necesidades del usuario.